Sistema de salud al rojo: director del hospital San José admite que “hoy es el día más difícil de la pandemia” y Fenats denuncia que se está internando a pacientes graves en consultorios y Samu

73

Crítico. Este es el calificativo que más se repite entre los especialistas al momento de describir el actual estado de la pandemia en Chile, y la situación es más aguda en recintos clave, como es el Hospital San José, que atiende a los habitantes de las comunas de la zona norte de la Región Metropolitana.
“Hoy es el día más difícil que hemos tenido que vivir en toda la pandemia como hospital”, admitió en declaraciones a TVN el director de dicho centro hospitalario, Luis Escobar. El problema va más allá de que el recinto cuente con solo cinco camas disponibles, sino por la cantidad de pacientes con ventilación, que deben ser atendidos en la Sala de Urgencias.
Según el doctor Escobar, “vivimos situaciones muy difíciles en el país, donde cada día se tensiona más la capacidad resolutiva”. “La principal complicación es el flujo de camas y los recursos humanos, ya que nuestra gente cumple un año llevando el peso físico y psicológico de la pandemia, donde cada día la sensación pesa más”, añadió.
De acuerdo al reporte del Minsal a la fecha, existe un total de 149 camas críticas disponibles en la Red Integrada de Salud. A nivel país, 3.279 personas se encuentran hospitalizadas en Unidades de Cuidados Intensivos, de las cuales 2.804 están con apoyo de ventilación mecánica.
En el caso del hospital San José, Escobar informó que “tenemos 78 pacientes ventilados con todas las transformaciones hechas, donde hasta la unidad coronaria fue adaptada como UCI”, pero ahora la complicación mayor dada “la cantidad de pacientes ventilados que tenemos en el servicio de urgencia y que durante el día tenemos que ver cómo los movilizamos”. Dichos pacientes suman 19 personas.
De acuerdo al director, “las urgencias tanto en nuestro hospital como en todos los hospitales han sido el tampón, el amortiguador para poder soportar esta avalancha de pacientes que necesitan ventilación mecánica”.
Escobar añadió que las imágenes de ambulancias agolpadas en las afueras del recinto con pacientes esperando para su atención, como se vivieron el año pasado, no se han repetido, porque es un tema que este año se ha subsanado. “Hay una estrategia de coordinación a nivel de todos los centros de salud de atención primaria con el hospital a través de un coordinador, que va dirigiendo qué paciente viene primero y cual después de acuerdo a la complejidad de cada paciente”, precisó.
Denuncia de Fenats
En medio de este panorama, los trabajadores de la salud agrupados en Fenats denunciaron la gravedad de la situación y acusaron que se está hospitalizando a pacientes graves en consultorios y Samu.
“El peor de los escenarios de la pandemia llegó, ya no quedan camas en la Región Metropolitana y en varias regiones más. Ya no tenemos como atender ninguna patología que requiera hospitalización. Estamos usando los consultorios, los Samu y los Sar para internar pacientes de Covid-19, pacientes graves, que requieren una cama UCI, solo para mantenerlos con oxígeno y que no se mueran en su casa”, acusó la presidenta de la Fenats Nacional, Patricia Valderas.
La dirigenta remarcó que estos recintos no son aptos para atender pacientes de esa gravedad y advierte que “los esfuerzos no pueden ponerse solo en abrir camas, porque no hay equipos médicos preparados que las sepan atender. Las camas con respiradores UCI, requieren personal capacitado y en este momento se está entregando la responsabilidad a gente que no cuenta con esa experiencia; eso no es ético ni justo, por varias cosas, por un lado no es justo para el paciente y obliga a los funcionarios a asumir una responsabilidad para la cual no están capacitados”.
En este contexto, Valderas golpeó la mesa y pidió al Minsal revertir el pase de movilidad que entró en vigencia el pasado 26 de mayo. “El ministro de Salud, Enrique Paris, está al tanto de nuestras denuncias, pero insiste en liberar la movilidad de la gente. Las autoridades deben detener esta locura, hay que eliminar el pase de movilidad, porque no es el momento adecuado para dar rienda suelta al desplazamiento de la gente, ni tampoco a los aforos. El sistema de salud está colapsado y no al 100% sino que al que al 300%”.

Fuente

Opina sobre este artículo