Tensión entre occidente y China genera temor en las bolsas

12

Los inversionistas vuelcan su atención en los discursos que harán la secretaria del Tesoro y el presidente de la Fed ante el Congreso y buscarán señales para apuntalar el mercado.

Nuevamente los agentes del mercado centran su atención en el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, y en la secretaria del Tesoro, Yanet Yellen. Las autoridades se dirigirán al Congreso y se prevé que reiterarán que el país norteamericano necesita una recuperación de su economía de manera completa y que habrá una política monetaria flexible que apoye el proceso.
Por otro lado, las recientes sanciones cruzadas entre occidente y China trae a las mesas de dinero los temores de nuevos tiempos de enfrentamientos que generan efectos en la economía global.
Los inversionistas se encuentran escépticos. Si bien existe optimismo sobre el nivel de recuperación de la economía que se puede alcanzar durante el año para dejar atrás los efectos económicos de la crisis sanitaria, los agentes no tienen claridad aún sobre qué hará la Fed respecto a las tasas de interés y su programa de compra de bonos.
Para los estrategas hoy es un día especial. Según datos de Bank of America, hace un año atrás el S&P 500 registró una caída de 30% en sólo 22 días, la caída más rápida del mercado y superando a las que hubo en la gran depresión de 1929.
Mientras tanto, los inversionistas evalúan sus apuestas y sus expectativas de una recuperación global de la economía. Wall Street tiene una sesión volátil y con números rojos a la espera de mayores señales por parte de las autoridades sobre qué harán ante el eventual aumento de la inflación en la principal economía del mundo y sus efectos en los bonos.
El Dow Jones cae 0,41%, el S&P 500 retrocede 0,19% y el Nasdaq cede 0,43%.
Frente a esta situación, desde Wells Fargo indicaron que los mercados están a la espera del mensaje de Powell y “probablemente reiterará que, si bien la recuperación económica está progresando, está ‘lejos de ser completa’. Mientras tanto, la preocupación por otra ola de infecciones por Covid-19 está pesando sobre el sentimiento de riesgo, y el número de casos en EEUU aumentó por primera vez en nueve semanas”.
En lo que respecta al mercado de renta fija, los rendimientos de los bonos del Tesoro retroceden: la deuda a 10 años cayó a 1,65% y el rendimiento a 30 años llegó al 2,34%.
Panorama en Chile
El S&P IPSA se aferra de no perder el piso de los 4.800, valor que se encuentra a niveles similares a enero de 2019, antes que comenzara la pandemia. A pesar de ello, el principal indicador bursátil del mercado local cae 0,49% a medida que los inversionistas asimilan que la crisis sanitaria aún está lejos de superarse a pesar del exitoso proceso de vacunación que se lleva adelante. 
A pesar de los anuncios presidenciales de ayer que significarán aumentar los incentivos fiscales para superar la efectos económicos de la pandemia con la inyección de más de US$ 6.000, no es capaz de levantar el ánimo de los inversionistas locales en el corto plazo. 
Las acciones más castigadas en la bolsa son las relacionadas a SQM. La serie B de la minera no metálica retrocede 1,67% y su par A sucumbe 2,82%. Mientras que la sociedad cascada de Norte Grande se retrae 3,52%. 
CAP también tiene un mal día en la rueda y retrocede 1,44%. 
Mientras que las acciones ligadas al consumo como Falabella y Cencosud suben: la primera lo hace con un 0,23% y la segunda con 1%. 
Escenario en Europa y Asia
En Europa los temores se volvieron a concentrar sobre los efectos que habrá en la economía las nuevas restricciones sanitarias que están levantando los gobiernos del Viejo Continente para detener el avance de la tercera ola de contagiados. Por ejemplo, la canciller alemana, Angela Merkel, pidió a los alemanes mantenerse en casa durante Semana Santa para ayudar a contener la propagación del coronavirus en el país germano.
Además, el lento avance del proceso de vacunación en el continente tiene inquietos a los inversionistas, lo que podría desacelerar las proyecciones de la recuperación de la actividad económica.
De esta manera, la gran mayoría de los principales indicadores de Europa se tiñeron de rojo: el Euro Stoxx 50 retrocedió 0,18%, el FTSE 100 de Londres cayó 0,40%, el CAC 40 de París cedió 0,39%. Mientras que la excepción fue el DAX de Frankfurt que avanzó ligeramente un 0,03% y IBEX 35 de Madrid que subió un 0,56%.
El director de estrategia de renta variable europea de Barclays, Emmanuel Cau, dijo a Reuters que “el mercado considera que la recuperación se retrasará porque las cosas no están mejorando por el momento”. Añadió que “mientras no se cuestione la eficacia de la vacuna, creemos que los inversores analizarán la volatilidad a corto plazo”.
En Asia el escenario no fue muy distinto a lo que ocurre en Europa. Los mercados asiáticos cayeron con fuerza en algunos casos. Las acciones en Hong Kong perdieron terreno por tercera sesión consecutiva. El Hang Seng cayó 1,34%, pesando las sanciones que ha impuesto Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea contra funcionarios chinos por abusos a los derechos humanos.
El CSI 300 de China continental cedió 0,95% en momentos en que los inversionistas occidentales pierden apetito por las acciones del gigante asiático y aumentan las preocupaciones por el endurecimiento de las políticas económicas del gobierno chino.
Desde Caitong Securities aseguraron a la agencia que “las sanciones dañaron el apetito por el riesgo, en particular entre los inversionistas extranjeros que vendieron acciones”.
Según datos de Refinitiv, el martes se vendieron a través de Stock Connect, que une los mercados China continental y Hong Kong, US$ 783,5 millones en acciones.
El Nikkei de Tokio cayó 0,61% golpeado por la situación de Estados Unidos y China. El estratega jefe de mercado de Sumitomo Mitsui DS Asset Management, Masahiro Ichikawa, explicó a la agencia que “el retroceso de la tarde se debe simplemente a factores externos, como las caídas de las acciones de China y los futuros de EEUU” y agregó que “los inversionistas mantuvieron sus apuestas, ya que todavía son cautelosos sobre la dirección de los rendimientos de los bonos estadounidenses”.

Fuente

Opina sobre este artículo