Urge institucionalidad para enfrentar el cibercrimen

23

Señora Directora:
El cambio de prácticas sociales durante la pandemia se ha reflejado claramente en el ciberespacio. En la región latinoamericana, durante el primer trimestre de 2020, el teletrabajo aumentó 324%, la educación en línea más del 60% y el comercio electrónico 157% (CEPAL, 2020).
Esto ha implicado que la industria del cibercrimen ha crecido para estar a la altura. Así lo señala Interpol, la cual reportó que entre febrero y marzo de 2020, los registros maliciosos habían aumentado un 569%, mientras que los registros de alto riesgo habían subido un 788%.
Se ha vuelto imprescindible regular tanto la protección de datos como el ciberdelito, ya que en este momento estamos en incumplimiento, no solo de los estándares internacionales, sino que también de los compromisos multilaterales adquiridos por Chile. Es por eso que el anuncio presidencial de la pasada cuenta pública sobre el envío al Congreso de un proyecto de ley que creará la Agencia Nacional de Ciberseguridad es de suma importancia, ya que durante los últimos tres años solo ha habido promesas sin cumplir.
Chile requiere de una institucionalidad que reactive las acciones legales y regule en esta materia al sector público y privado, razón por la cual a estas iniciativas se les debe dar la máxima urgencia. El déficit en este aspecto podría resultar aún más peligroso que los mismos ciberataques.
Alejandra Moya
Directora Alianza Chilena de Ciberseguridad

Fuente

Opina sobre este artículo